Una columna de opinión durante muchas semanas dan para explicar -y también equivocarse- muchas veces. Intentar capturar la vertiginosa realidad en poco más de 700 palabras es muy parecido a intentar plasmar la carrera desbocada de un caballo sin más ayuda que un cuaderno de dibujo y un trozo de carboncillo, o sea, que en el mejor de los casos y poniendo todo el talento posible solo se conseguirán fragmentos e instantes de una realidad que supera el soporte. Durante muchos años he escrito columnas de opinión en diferentes medios de comunicación (en los periódicos Las Provincias y ABC así como en la agencia Colpisa). Un compendio de estos escritos fueron reunidos por el Servicio de Publicaciones de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) del Centro “Francisco Tomás y Valiente” de Alzira-Valencia dentro de la serie”Cronistas valencianos”.

Si quieres comprar un ejemplar: